Pérdida auditiva causada por el ruido

Generalidades

La pérdida auditiva causada por el ruido puede suceder en personas de todas las edades. Puede ocurrir en forma repentina o gradual. Lo rápido que ocurra depende de la fuente y la intensidad del ruido.

El hecho de que un ruido sea perjudicial o no depende de lo fuerte que sea y por cuánto tiempo ha estado usted cerca de este.

El ruido puede afectar la audición de muchas maneras.

  • El ruido en el puesto de trabajo (ocupacional) es una de las fuentes más comunes de ruido perjudicial. Esto es sobre todo porque usted está expuesto a él todo el día durante años. Por ejemplo, si usted trabaja en la construcción o en una fábrica, o si está en las fuerzas armadas, es posible que esté rodeado de ruido perjudicial durante varias horas al día.
  • Un sonido repentino y extremadamente fuerte, como una explosión, un disparo por arma de fuego o un petardo cerca del oído, puede dañar cualquiera de las estructuras del oído. Cuando esto ocurre, puede producir pérdida auditiva inmediata, grave y, a menudo, permanente. Este tipo de lesión suele requerir atención médica de inmediato.
  • Los sonidos fuertes (como los de un concierto de rock) pueden causar un zumbido y pérdida auditiva temporales. Los sonidos también pueden parecer apagados. Estos efectos generalmente no duran más de algunas horas. Pero a veces pueden durar varios días o semanas.
  • La exposición repetida y frecuente a sonidos fuertes o moderadamente fuertes durante un largo período de tiempo (a menudo años) puede causar pérdida auditiva permanente. Pero esta clase de pérdida de la audición casi siempre puede prevenirse. Estos sonidos incluyen actividades recreativas y de la vida cotidiana tales como:
    • Música a volumen alto.
    • El ruido de herramientas eléctricas, como motosierras o taladros eléctricos.
    • El ruido de cortadoras de césped, electrodomésticos (como licuadoras y aspiradoras) y vehículos (como motos de nieve y motocicletas).

¿Cómo se desarrolla la pérdida auditiva causada por el ruido?

Para poder ser oída, la energía sonora tiene que ser lo suficientemente fuerte como para doblar los cilios de la cóclea, una parte del oído interno. La fuerza del ruido fuerte puede dañar estos cilios. Una pequeña cantidad de daño podría no tener efecto en la audición. Pero con la exposición repetida al ruido, más cilios se dañan, lo que da lugar a pérdida auditiva.

La pérdida de la audición causada por ruidos generalmente afecta a ambos oídos. Pero un oído puede resultar afectado más que el otro si usted ha estado expuesto de manera repetida y a largo plazo a un sonido fuerte que siempre proviene de la misma dirección. Un ejemplo pueden ser los disparos de arma de fuego que siempre ocurren cerca del mismo oído.

Créditos

Revisado: 2 diciembre, 2020

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica:
William H. Blahd Jr. MD, FACEP - Medicina de emergencia
Kathleen Romito MD - Medicina familiar
Charles M. Myer III MD - Otolaringología