Tratamiento del cáncer de cuello uterino : Tratamiento - información para los pacientes [NCI]

Esta información es producida y suministrada por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés). La información en este tema puede haber cambiado desde que se escribió. Para la información más actual, comuníquese con el Instituto Nacional del Cáncer a través del Internet en la página web http://cancer.gov o llame al 1-800-4-CANCER.

¿Qué es el cáncer de cuello uterino?

El cáncer de cuello uterino es cáncer que se origina en las células del cuello del útero. También se conoce como cáncer de cérvix o cáncer cervicouterino. El cuello uterino es la porción final, inferior y estrecha del útero (matriz) que conecta el útero con la vagina (canal del parto). El cáncer de cuello uterino se forma, por lo general, de manera lenta a lo largo del tiempo. Antes de que este cáncer se forme, las células del cuello del útero sufren ciertos cambios conocidos como displasia y se convierten en células anormales en el tejido del cuello uterino. Con el tiempo, si las células anormales no se destruyen o se extraen, es posible que se vuelvan cancerosas, se multipliquen y se diseminen a partes más profundas del cuello uterino y a las áreas que lo rodean.

El cuello uterino tiene dos partes principales:

  • El ectocérvix (también llamado exocérvix) es la parte más baja del cuello uterino que se observa durante un examen ginecológico. El ectocérvix está revestido de células delgadas y planas llamadas células escamosas.
  • El endocérvix es la parte interna del cuello uterino que forma el canal que conecta la vagina con el útero. El endocérvix está revestido de células glandulares en forma de columna que producen moco.

Estas dos partes se unen en la zona de transformación. La mayoría de los cánceres de cuello uterino comienzan en las células escamosas de la zona de transformación.

Anatomía del aparato reproductor femenino. En la imagen se observan el útero, el miometrio (capa muscular externa del útero), el endometrio (revestimiento interno del útero), los ovarios, las trompas de Falopio, el cuello uterino y la vagina.

Tipos de cáncer de cuello uterino

Los cánceres de cuello uterino llevan el nombre del tipo de célula donde comenzó el cáncer. Los dos tipos principales son los siguientes:

  • Carcinoma de células escamosas. La mayoría de los cánceres de cuello uterino (hasta el 90 %) son carcinomas de células escamosas. Estos cánceres, que también se conocen como carcinomas epidermoides, se originan en las células del ectocérvix.
  • Adenocarcinoma. Los adenocarcinomas de cuello uterino, que también se conocen como adenocarcinomas cervicales, se originan en las células glandulares del endocérvix. El adenocarcinoma de células claras, también llamado carcinoma de células claras o mesonefroma, es un tipo raro de adenocarcinoma de cuello uterino.

A veces, el cáncer de cuello uterino tiene características de carcinoma de células escamosas y de adenocarcinoma. A esto se le llama carcinoma mixto o carcinoma adenoescamoso. En muy pocas ocasiones, el cáncer se origina en otras células del cuello del útero.

Información adicional sobre el cáncer de cuello uterino

Síntomas

Muchos síntomas del cáncer de cuello uterino también se observan en otras afecciones menos graves. Estos signos de advertencia no se deben ignorar.

Causas, factores de riesgo y prevención

La infección prolongada por los virus del papiloma humano (VPH) causa casi todos los cánceres de cuello uterino. Obtenga información sobre los VPH y otros factores de riesgo del cáncer de cuello uterino y sobre cómo reducir el riesgo.

Detección

La detección del cáncer de cuello uterino es importante en la atención médica de rutina. Obtenga información sobre cómo y cuándo se hacen los exámenes de detección para este tipo de cáncer.

Resultados de las pruebas de VPH y de Pap

Entienda el significado de los resultados de las pruebas de los virus del papiloma humano (VPH) y de Papanicolaou (Pap) y qué hacer si alguno es anormal.

Diagnóstico

Obtenga información sobre las pruebas para el diagnóstico del cáncer de cuello uterino y su estadificación.

Pronóstico y tasas de supervivencia

Obtenga información sobre las tasas de supervivencia del cáncer de cuello uterino y por qué estas estadísticas no predicen con exactitud lo qué sucederá con el paciente.

Estadios

Los estadios indican la extensión del cáncer, como el tamaño y la diseminación del tumor. Obtenga información sobre los estadios del cáncer de cuello uterino, un factor importante al tomar las decisiones sobre el plan de tratamiento.

Tratamiento

Obtenga información sobre los diferentes tratamientos del cáncer de cuello uterino.

Cómo hacer frente a este cáncer y recursos de ayuda

Obtenga información sobre los recursos de ayuda para hacer frente al cáncer de cuello uterino y tener un mayor control de la enfermedad. Algunos aspectos del diagnóstico y el tratamiento que afectan la vida merecen especial atención.

Síntomas del cáncer de cuello uterino

El cáncer de cuello uterino cuando comienza a formarse por lo general no causa síntomas, lo que complica su detección. Con frecuencia, los síntomas inician después de que el cáncer se disemina.

Los síntomas de cáncer de cuello uterino en estadio temprano suelen ser los siguientes:

  • Sangrado vaginal después de tener relaciones sexuales.
  • Sangrado vaginal después de la menopausia.
  • Sangrado vaginal entre períodos menstruales, o períodos menstruales abundantes o que duran más de lo normal.
  • Flujo vaginal líquido de olor fuerte o con sangre.
  • Dolor pélvico o dolor durante las relaciones sexuales.

Es posible que el cáncer de cuello uterino en estadio avanzado (cáncer que se diseminó fuera del cuello del útero a otras partes del cuerpo) cause los síntomas mencionados antes además de los siguientes:

  • Dificultad o dolor al evacuar, o sangrado del recto con las evacuaciones intestinales.
  • Dificultad o dolor al orinar, o sangre en la orina.
  • Dolor sordo en la espalda.
  • Hinchazón de las piernas.
  • Dolor en el abdomen.
  • Sensación de cansancio.

Es posible que otras afecciones que no son cáncer de cuello uterino causen estos síntomas. La única manera de saberlo es mediante una consulta médica. En el caso del cáncer de cuello uterino, ignorar los síntomas puede retrasar el tratamiento y hacer que este sea menos eficaz.

Para obtener información sobre la prevención y detección temprana del cáncer de cuello uterino, consulte Detección del cáncer de cuello uterino.

Diagnóstico del cáncer de cuello uterino

Si usted presenta síntomas o los resultados de las pruebas o exámenes de detección indican un posible cáncer de cuello uterino, se le recomendará hacer pruebas de seguimiento para determinar si es un cáncer o si los síntomas se deben a otro motivo. Durante la consulta médica, le preguntarán sobre sus antecedentes familiares y personales. También, le harán un examen físico que incluye un examen pélvico y un examen rectovaginal. Es posible que se indiquen pruebas o procedimientos diagnósticos para verificar si tiene cáncer de cuello uterino y, de ser así, ver si se diseminó a otras partes del cuerpo. Los resultados de estos procedimientos también ayudarán a planificar el tratamiento.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de cuello uterino?

Los siguientes procedimientos se usan para diagnosticar el cáncer de cuello uterino:

Colposcopia

Durante la colposcopia, el proveedor de atención de la salud coloca un espéculo en la vagina para abrirla con delicadeza y observar el cuello uterino. Se usa una solución de vinagre para ver mejor las áreas anormales. A continuación, se acerca a la vagina el colposcopio, un instrumento con una lente de aumento y una luz que permite observar con más detalle el cuello del útero. Con frecuencia, en la colposcopia se hace una biopsia.

Biopsia

Durante una biopsia, se obtiene una muestra de tejido del cuello uterino para que un patólogo lo observe al microscopio y determine si hay signos de cáncer. Los siguientes tipos de biopsia se usan para encontrar el cáncer de cuello uterino:

  • Biopsia con sacabocados. En este procedimiento se extrae un pedazo pequeño y redondo de tejido con un instrumento circular, afilado y hueco. A veces se analizan varias muestras de diferentes áreas del cuello uterino. Por lo general, el procedimiento se hace en un consultorio médico.
  • Legrado endocervical. En este procedimiento, se usa un instrumento en forma de cuchara (cureta) para extraer células o tejido del canal del cuello uterino. Solo se extrae una pequeña cantidad de tejido y por lo general se hace en un consultorio médico.
  • Escisión electroquirúrgica con asa (LEEP). En este procedimiento, se usa una corriente eléctrica que pasa a través de un alambre fino en forma de asa para extirpar tejido del cuello uterino. Es posible usar la LEEP para diagnosticar el cáncer de cuello uterino. También se usa para extirpar cambios precancerosos o cáncer en estadio temprano. Por lo general, se hace en un consultorio médico, demora solo unos minutos, y se usa anestesia local para adormecer el área.
  • Biopsia de cono. En este procedimiento, se extrae una porción más grande de tejido en forma de cono del cuello y el canal uterinos. A veces se usa para diagnosticar el cáncer de cuello uterino, o para extirpar cambios precancerosos o cáncer en estadio temprano. Este procedimiento también se llama conización, y se hace en el hospital bajo anestesia general.

Durante la consulta médica puede obtener más información sobre lo que ocurre durante una biopsia y después de esta. Algunas personas tienen sangrado o secreción después de una biopsia. Otras sienten dolor en el abdomen, parecido al de la menstruación.

Para obtener información sobre los informes patológicos de células o tejidos que se extraen en una biopsia, consulte Informes de patología.

Pruebas y procedimientos que se usan para estadificar el cáncer de cuello uterino

Si usted recibe un diagnóstico de cáncer de cuello uterino, le remitirán a los servicios de oncología ginecológica. Estos servicios se especializan en la estadificación y el tratamiento del cáncer en el aparato reproductor femenino. Le recomendarán hacer pruebas para determinar la extensión (estadio o etapa) del cáncer. Algunas veces, el cáncer solo está en el cuello del útero. Otras veces, es posible que se haya diseminado a distintas partes del cuerpo. El proceso que se usa para determinar la extensión del cáncer en el cuerpo se llama estadificación. Es importante saber en qué estadio está el cáncer de cuello uterino para planificar el mejor tratamiento.

Para obtener información sobre un estadio específico del cáncer de cuello uterino, consulte Estadios del cáncer de cuello uterino.

Es posible usar los siguientes procedimientos para determinar el estadio del cáncer de cuello uterino:

Pruebas con imágenes

  • Tomografía por emisión de positrones-tomografía computarizada (TEP-TC): en esta prueba se combinan las imágenes de una tomografía por emisión de positrones (TEP) con las de una tomografía computarizada (TC). La TEP y la TC se realizan a la misma vez y con la misma máquina. Las tomografías combinadas producen imágenes más detalladas que cuando se realizan por separado.
    • Para la TEP, se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radiactiva. El escáner de la TEP rota alrededor del cuerpo y crea imágenes de los lugares del cuerpo que usan la glucosa. Las células de tumores malignos se ven más brillantes en la imagen porque son más activas y absorben más glucosa que las células normales.
    • Para la TC, se toma una serie de imágenes de rayos X detalladas del interior del cuerpo desde diferentes ángulos. Se inyecta un tinte en una vena o se ingiere para que los órganos o los tejidos se destaquen de forma más clara.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM): en esta prueba se usan un imán, ondas de radio y una computadora a fin de crear una serie de imágenes detalladas de áreas del interior del cuerpo. También se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).
  • Ecografía: en esta prueba se hacen rebotar ondas de sonido de alta energía (ultrasónicas) en los tejidos u órganos internos para producir ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos del cuerpo que se llama ecograma.
  • Radiografía del tórax: en esta prueba se toma una radiografía de los órganos y huesos del interior del tórax. Un rayo X es un tipo de radiación de energía intensa que puede atravesar el cuerpo y plasmarse en una película que muestra una imagen de áreas del interior del tórax.

Pruebas de laboratorio

  • Recuento sanguíneo completo (RSC): en esta prueba se extrae una muestra de sangre para determinar los siguientes elementos.
    • El número de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.
    • La cantidad de hemoglobina (proteína que transporta el oxígeno) en los glóbulos rojos.
    • La parte de la muestra compuesta por glóbulos rojos.
  • Estudio bioquímico de la sangre: en esta prueba se extrae una muestra de sangre para medir la cantidad de ciertas sustancias que los órganos y los tejidos producen en el cuerpo, como electrólitos, lactato–deshidrogenasa, ácido úrico, nitrógeno ureico sanguíneo, creatinina y valores del funcionamiento hepático. Una cantidad anormal (mayor o menor que la normal) de una sustancia quizás indique que el cáncer se diseminó o que hay otras enfermedades.

Para obtener más información sobre las pruebas de laboratorio que se usan en el ámbito del cáncer, consulte Resultados de pruebas de laboratorio.

Examen visual

  • Cistoscopia: en esta prueba se observa el interior de la vejiga y la uretra para detectar áreas anormales. Se introduce un cistoscopio a través de la uretra hasta la vejiga. El cistoscopio es un instrumento delgado en forma de tubo, con una luz y una lente para observar. A veces también tiene una herramienta para extraer muestras de tejido que se observan al microscopio a fin de detectar signos de cáncer.
  • Sigmoidoscopia: en esta prueba se observa el interior del recto y el colon sigmoide (inferior) para detectar áreas anormales. Se introduce un sigmoidoscopio a través del recto hasta el colon sigmoide. El sigmoidoscopio es un instrumento delgado en forma de tubo, con una luz y una lente para observar. A veces tiene una herramienta para extraer muestras de tejido que se observan al microscopio a fin de detectar signos de cáncer.

En busca de una segunda opinión

Algunas personas desean pedir una segunda opinión para confirmar el diagnóstico de cáncer de cuello uterino y el plan de tratamiento. Para esto, necesita los resultados de las pruebas y los informes médicos iniciales a fin de compartirlos con el profesional médico a quien usted pida una segunda opinión. Durante la cita para obtener una segunda opinión, se revisará el informe de patología y las pruebas por imágenes antes de darle una recomendación. Es posible que esta coincida con las recomendaciones iniciales, se sugieran cambios u otros abordajes, o se le proporcione más información sobre el cáncer.

Para obtener información sobre preguntas que tal vez quiera hacer durante esta cita, consulte Preguntas para hacer al doctor acerca del cáncer.

Para obtener más información sobre cómo elegir profesionales médicos y obtener una segunda opinión, consulte Búsqueda de servicios médicos. Para obtener información en inglés o español sobre profesionales médicos, hospitales o una segunda opinión, comuníquese por teléfono, chat en vivo o correo electrónico con el Servicio de Información de Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer.

Pronóstico y tasas de supervivencia del cáncer de cuello uterino

Si le diagnosticaron cáncer de cuello uterino es posible que tenga preguntas sobre qué tan grave es el cáncer y la posibilidad que tiene de sobrevivir. El resultado o la evolución probable de una enfermedad se llama pronóstico.

El pronóstico del cáncer de cuello uterino depende de muchos factores como los siguientes:

  • El estadio o etapa (tamaño del tumor y si el cáncer se diseminó fuera del cuello uterino) del cáncer que usted tiene.
  • El tipo de cáncer de cuello uterino (adenocarcinoma o carcinoma de células escamosas).
  • Su edad y estado general de salud.
  • Si tiene otros problemas de salud o enfermedades, por ejemplo, si presenta inmunodeficiencia o una infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).
  • Si el diagnóstico del cáncer es nuevo o es un cáncer que recidivó (volvió).

Tasas de supervivencia del cáncer de cuello uterino

En medicina, se estima el pronóstico del cáncer de cuello uterino usando datos estadísticos que se recopilan durante muchos años de estudio de personas con esta enfermedad. Un dato estadístico que suele usarse para explicar el pronóstico es la tasa relativa de supervivencia o sobrevivencia a 5 años. La tasa relativa de supervivencia a 5 años es el porcentaje (proporción) de personas con el mismo tipo y estadio de cáncer de cuello uterino que estarán vivas después de 5 años del diagnóstico inicial en comparación con las personas de la población general. Por ejemplo, la tasa relativa de supervivencia a 5 años del cáncer de cuello uterino que se diagnostica en estadio temprano es del 92 %. Esto significa que quienes reciben un diagnóstico de cáncer en estadio temprano tienen una probabilidad del 92 % de seguir con vida a los 5 años del diagnóstico en comparación con quienes no tienen este tipo de cáncer. Las tasas relativas de supervivencia a 5 años para el cáncer de cuello uterino son las siguientes:

  • Del 92 % cuando el cáncer se diagnostica en estadio temprano.
  • Del 58 % cuando el cáncer se diagnostica después de que se disemina a tejidos u órganos cercanos, o a los ganglios linfáticos regionales.
  • Del 18 % cuando el cáncer se diagnostica después de que se ha diseminado a partes lejanas del cuerpo.
  • La tasa relativa de supervivencia a 5 años para todas las personas con cáncer de cuello uterino es del 66 %.

Para obtener más información en inglés sobre las estadísticas del cáncer de cuello uterino, consulte Cancer Stat Facts.

Cómo interpretar la información estadística de las tasas de supervivencia

Los datos estadísticos del pronóstico se obtienen de grupos grandes de personas, por lo tanto, estas no predicen con exactitud lo qué sucederá con usted. El equipo médico que le atiende conoce en detalle su situación personal y son las personas indicadas para analizar y conversar con usted sobre los datos estadísticos para explicarle el pronóstico. Los siguientes aspectos son importantes al momento de analizar la información estadística de supervivencia:

  • Todas las personas son diferentes por lo que la respuesta al tratamiento puede variar mucho.
  • Los datos estadísticos de supervivencia se calculan con la información de grupos grandes de personas que quizás recibieron diferentes tipos de tratamiento.
  • Hay que esperar varios años para conocer los efectos de un tratamiento nuevo o mejorado, por lo que tal vez estos no se reflejen en las estadísticas actuales.

Para obtener más información sobre las estadísticas de supervivencia, consulte El pronóstico del cáncer.

Estadios del cáncer de cuello uterino

El estadio (etapa) describe la extensión del cáncer en el cuerpo, en especial indica si el cáncer se diseminó desde donde se formó a otras partes del cuerpo. Es importante saber en qué estadio está el cáncer de cuello uterino para planificar el mejor tratamiento.

Para el cáncer de cuello uterino se usa el sistema de estadificación de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia. Para obtener más información sobre las pruebas y procedimientos que se usan para determinar el estadio del cáncer de cuello uterino, consulte Diagnóstico del cáncer de cuello uterino.

Cáncer de cuello uterino en estadio I

En el estadio I, se formó cáncer y se encuentra solo en el cuello uterino. Se divide en los estadios IA y IB según el tamaño del tumor y la profundidad a la que este se diseminó.

El estadio IA se subdivide según la profundidad a la que se disemina el tumor.Cáncer de cuello uterino en estadios IA1 y IA2. En la imagen se observa un corte transversal del cuello uterino y la vagina. En el recuadro se muestran células cancerosas en el cuello uterino que solo se observan al microscopio. En el estadio IA1 el tumor se diseminó a una profundidad de 3 mm o menos. En el estadio IA2 el tumor se diseminó a una profundidad de más de 3 mm, pero no más de 5 mm.

  • Estadio IA1: se encuentra muy poco cáncer (solo se observa al microscopio) en el tejido del cuello uterino. El tumor se diseminó a una profundidad de 3 mm o menos.
  • Estadio IA2: se encuentra muy poco cáncer (solo se observa al microscopio) en el tejido del cuello uterino. El tumor se diseminó a una profundidad de más de 3 mm, pero no más de 5 mm.
    Milímetros; el dibujo muestra los milímetros (mm) usando objetos comunes. La punta de un lápiz afilado mide 1 mm, la punta de un lápiz de cera mide 2 mm y la goma de borrar nueva de un lápiz mide 5 mm.

El estadio IB se subdivide según el tamaño del tumor y la profundidad a la que este se diseminó.

  • Estadio IB1: el tumor mide 2 cm o menos y se diseminó a más de 5 mm de profundidad.
    Cáncer de cuello uterino en estadio IB1. En la imagen se observa un corte transversal del cuello uterino y la vagina, y se muestra cáncer en el cuello uterino que mide menos de 2 cm. En el recuadro se muestra cáncer que se diseminó a más de 5 mm de profundidad. También se observa una regla de 2 cm, y que 10 mm equivalen a 1 cm.
  • Estadio IB2: el tumor mide más de 2 cm, pero no más de 4 cm.
    Cáncer de cuello uterino en estadios IB2 y IB3. En la imagen se observan dos cortes transversales del cuello uterino y la vagina. En la imagen de la izquierda se muestra cáncer de cuello uterino en estadio IB2, y el tumor mide más de 2 cm, pero no más de 4 cm. En la imagen de la derecha se muestra cáncer de cuello uterino en estadio IB3, y el tumor mide más de 4 cm.
  • Estadio IB3: el tumor mide más de 4 cm.
    Tamaños de un tumor. En la imagen se observan diferentes tamaños de un tumor en centímetros (cm) que se comparan con el tamaño de una arveja (1 cm), un maní (2 cm), una uva (3 cm), una nuez (4 cm), una lima (5 cm), un huevo (6 cm), un durazno (7 cm) y un pomelo (10 cm). También se muestra una regla de 10 cm y una regla de 4 in.

Para obtener información sobre el cáncer de cuello uterino en estadio I, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino según el estadio.

Para obtener información, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino durante el embarazo.

Cáncer de cuello uterino en estadio II

En el estadio II, el cáncer se diseminó a los dos tercios superiores de la vagina o al tejido que rodea el útero.

A su vez se subdivide según hasta dónde se diseminó el cáncer.Cáncer de cuello uterino en estadio II. En la imagen se observan dos cortes transversales del útero, el cuello uterino y la vagina. En la imagen de la izquierda se muestra cáncer de cuello uterino en estadios IIA1 y IIA2, con un tumor que mide 4 cm y se diseminó a los dos tercios superiores de la vagina. En la imagen de la derecha se muestra cáncer de cuello uterino en estadio IIB que se diseminó del cuello uterino al tejido que rodea el útero.

  • Estadio IIA: el cáncer se diseminó del cuello uterino a los dos tercios superiores de la vagina, pero no se diseminó al tejido que rodea el útero. El estadio IIA además se divide según el tamaño del tumor.
    • Estadio IIA1: el tumor mide 4 cm o menos.
    • Estadio IIA2: el tumor mide más de 4 cm.
  • Estadio IIB: el cáncer se diseminó del cuello uterino al tejido que rodea el útero.

Para obtener información sobre el cáncer de cuello uterino en estadio II, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino según el estadio.

Para obtener información, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino durante el embarazo.

Cáncer de cuello uterino en estadio III

En el estadio III, el cáncer se diseminó al tercio inferior de la vagina o a la pared pélvica, causó problemas de riñón o afectó los ganglios linfáticos.

A su vez se subdivide según hasta dónde se diseminó el cáncer.

  • Estadio IIIA: el cáncer se diseminó al tercio inferior de la vagina, pero no se diseminó a la pared pélvica.
    Cáncer de cuello uterino en estadio IIIA. En la imagen se observa un corte transversal del cuello uterino y la vagina. Se muestra cáncer en el cuello uterino y a todo lo largo de la vagina.
  • Estadio IIIB: en este estadio, se presenta una de las siguientes situaciones:
    • El cáncer se diseminó a la pared pélvica.
    • El tumor se agrandó y obstruye uno o ambos uréteres, o hace que uno o ambos riñones se agranden o no funcionen.

    Cáncer de cuello uterino en estadio IIIB. En la imagen se observa cáncer en el cuello uterino y la pared pélvica. También se muestra cáncer que obstruye el uréter derecho, y agrandamiento del uréter y el riñón derechos. Además, se observan el útero, la vejiga y la vagina.
  • Estadio IIIC: se divide en los estadios IIIC1 y IIIC2, según la forma en que se diseminó el cáncer a los ganglios linfáticos.
    Cáncer de cuello uterino en estadio IIIC. En la imagen se observa cáncer en estadio IIIC1 que se diseminó desde el cuello uterino a los ganglios linfáticos de la pelvis, y cáncer en estadio IIIC2 que se diseminó desde el cuello uterino a los ganglios linfáticos del abdomen cercanos a la aorta.

Para obtener información sobre el cáncer de cuello uterino en estadio III, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino según el estadio.

Para obtener información, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino durante el embarazo.

Cáncer de cuello uterino en estadio IV

En el estadio IV, el cáncer se diseminó fuera de la pelvis, al revestimiento de la vejiga o del recto, o a otras partes del cuerpo.

Se subdivide en los estadios IVA y IVB según a dónde se diseminó el cáncer.

  • Estadio IVA: el cáncer se diseminó a órganos cercanos en la pelvis, como la vejiga o el recto.
    Cáncer de cuello uterino en estadio IVA. En la imagen y en el recuadro se observa cáncer que se diseminó del cuello uterino a la vejiga y la pared del recto.
  • Estadio IVB: el cáncer se diseminó a otras partes del cuerpo, como el hígado, los pulmones, los huesos, o ganglios linfáticos lejanos.
    Cáncer de cuello uterino en estadio IVB. En la imagen se observan otras partes del cuerpo donde es posible que el cáncer de cuello uterino se disemine, como los ganglios linfáticos, el pulmón, el hígado y el hueso. En el recuadro se muestran células cancerosas que se diseminan desde el cuello uterino, a través de la sangre y el sistema linfático, a otras partes del cuerpo donde se formó el cáncer metastásico.

El estadio IV es un cáncer que ya hizo metástasis o cáncer metastásico. La metástasis se presenta cuando células cancerosas viajan por el sistema linfático o la sangre y forman tumores en otras partes del cuerpo. El tumor metastásico es el mismo tipo de cáncer que el tumor primario. Por ejemplo, si el cáncer de cuello uterino se disemina al pulmón, las células cancerosas en el pulmón son, en realidad, células cancerosas de cuello uterino. La enfermedad se llama cáncer de cuello uterino metastásico, no cáncer de pulmón. Para obtener más información, consulte Cáncer metastásico.

Para obtener información sobre el cáncer de cuello uterino en estadio IV, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino según el estadio.

Para obtener información, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino durante el embarazo.

Cáncer de cuello uterino recidivante

El cáncer de cuello uterino recidivante (recurrente) es cáncer que regresó después del tratamiento. El cáncer a veces reaparece en el cuello del útero o como tumores metastásicos en otras partes del cuerpo. Se harán pruebas para determinar en qué lugar del cuerpo reapareció el cáncer, si se diseminó y hasta dónde se diseminó. El tipo de tratamiento que se administra para el cáncer de cuello uterino recidivante depende de cuánto se ha diseminado el cáncer.

Para obtener información sobre las opciones de tratamiento, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino recidivante.

Para obtener más información, consulte Cáncer recurrente: cáncer que regresa.

Para obtener información útil en inglés sobre cómo hacer frente a esta situación y cómo hablar con el equipo de atención de la salud, consulte When Cancer Returns (Cuando el cáncer regresa).

Tratamiento del cáncer de cuello uterino

Hay diferentes tipos de tratamiento para el cáncer de cuello uterino. El equipo de atención del cáncer le ayudará a decidir el plan de tratamiento que suele incluir varias opciones. Se tendrán en cuenta muchos factores, como el estadio del cáncer que usted tiene, su estado general de salud y sus preferencias personales. El plan de tratamiento incluirá información sobre el tipo de cáncer, los objetivos del tratamiento, las opciones y los posibles efectos adversos, además de la duración esperada del mismo.

Si le preocupa cómo el tratamiento afectará la fertilidad, hable con el equipo de atención del cáncer antes de comenzar el tratamiento para saber qué sucederá. Para obtener información sobre las alternativas para conservar la fertilidad y las maneras de obtener apoyo, consulte Cuestiones de fecundidad en las mujeres con cáncer: niñas y adultas.

Para obtener información sobre las opciones de tratamiento de acuerdo al estadio, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino según el estadio.

Para obtener información sobre el tratamiento cuando hay un embarazo, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino durante el embarazo.

Cirugía

A veces se usa una cirugía (procedimiento u operación quirúrgica) para tratar el cáncer de cuello uterino. El tipo de cirugía depende del lugar donde se encuentra el cáncer. Para obtener más información, consulte Cirugía para tratar el cáncer.

Es posible usar los siguientes procedimientos quirúrgicos:

Conización quirúrgica

Durante este procedimiento, se usa un bisturí para extraer una porción de tejido en forma de cono del cuello y el canal uterinos. A veces se puede extirpar el cáncer por completo. La conización quirúrgica se hace en el hospital bajo anestesia general.

También se puede usar para el Tratamiento de los cambios de alto grado en las células del cuello uterino.

Biopsia de ganglio linfático centinela

Durante este procedimiento, se extirpa el ganglio linfático centinela mediante cirugía. El ganglio linfático centinela es el primero de un grupo de ganglios linfáticos en recibir el drenaje linfático del tumor primario. Por lo tanto es el primer ganglio linfático adonde quizás se disemine el cáncer desde el tumor primario. Para identificar el ganglio linfático centinela, se inyecta una sustancia radiactiva o un tinte azul cerca del tumor. La sustancia o el tinte fluyen a través de los conductos linfáticos hasta los ganglios linfáticos. Se extrae el primer ganglio linfático que recibe la sustancia o el tinte. En el laboratorio de patología se observa el tejido del ganglio al microscopio para detectar células cancerosas. Si se encuentran células cancerosas, se hará otra incisión (corte) por la que se extraerán más ganglios linfáticos. Este procedimiento se llama disección de ganglios linfáticos. Después de la biopsia de ganglio linfático centinela, se extirpa el cáncer durante una cirugía.

Para obtener más información, consulte Biopsia de ganglio linfático centinela.

Histerectomía

Durante este procedimiento, se retira el útero mediante cirugía. Es una manera de tratar el cáncer de cuello uterino porque se extirpa el cuello del útero y algunas veces otras estructuras que lo rodean. Los siguientes tipos diferentes de histerectomía se usan para tratar el cáncer de cuello uterino:

  • Histerectomía total o completa. Cirugía por la que se extirpan el útero y el cuello uterino. Se llama histerectomía vaginal total cuando la cirugía se hace por la vagina, sin hacer cortes en el abdomen, y se extraen (sacan) el útero y el cuello uterino a través de esta. Cuando es una histerectomía abdominal total se hace una incisión grande en el abdomen (corte horizontal o vertical) y se extraen el útero y el cuello uterino a través de esta; y cuando es una histerectomía laparoscópica total, se hacen varias incisiones pequeñas en el abdomen. En este caso, el útero y el cuello uterino suelen sacarse a través de la vagina, aunque en ocasiones se extraen por una incisión abdominal.
    Histerectomía. En la imagen se observa la anatomía del aparato reproductor femenino, que incluye los ovarios, el útero, la vagina, las trompas de Falopio y el cuello uterino. La línea de puntos indica los órganos y tejidos que se extirpan en una histerectomía total, una histerectomía total con salpingooforectomía y una histerectomía radical. En un recuadro se observa la ubicación de las dos incisiones posibles en el abdomen: una incisión transversal baja encima del área púbica y una incisión vertical entre el ombligo y el área púbica.
  • Histerectomía radical. Cirugía por la que se extirpan el útero, el cuello uterino, una parte de la vagina y una porción amplia de los ligamentos y tejidos que rodean esta zona. A veces, también se extraen los ovarios, las trompas de Falopio y los ganglios linfáticos cercanos.
  • Histerectomía radical modificada. Cirugía por la que se extirpa el útero, el cuello uterino, la parte superior de la vagina y ligamentos y tejidos que rodean esta zona. En este tipo de cirugía se extirpan menos tejidos y órganos que con la histerectomía radical. A veces, también se extraen los ovarios, las trompas de Falopio y los ganglios linfáticos cercanos.

Cervicectomía uterina radical

Durante este procedimiento, que también se llama traquelectomía o cervicectomía radical, se extirpan el cuello uterino, el tejido cercano y la parte superior de la vagina. A veces también se extirpan los ganglios linfáticos. Después de que se extirpa el cuello uterino, se une el útero con la parte que queda de la vagina. Se colocan puntos de sutura o una banda especial (procedimiento llamado cerclaje) para ayudar a que se mantenga cerrado el útero durante el embarazo. Si usted se somete a esta cirugía todavía puede quedar en embarazo.

Salpingooforectomía bilateral

Durante este procedimiento, se extirpan ambos ovarios y ambas trompas de Falopio. Esta cirugía se hace cuando el cáncer se diseminó a estos órganos. También se llama ooforosalpingectomía, ovariosalpingectomía y salpingoovariectomía bilaterales.

Exenteración pélvica total

Durante este procedimiento, se extirpa el colon inferior, el recto y la vejiga. También se extirpan el cuello uterino, la vagina, los ovarios y los ganglios linfáticos cercanos. Se crean aberturas artificiales (estomas) para que la orina y la materia fecal salgan del cuerpo a una bolsa recolectora. Es posible que se necesite de cirugía plástica para construir una vagina artificial después de esta operación.

Radioterapia

En la radioterapia, se usan rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir células cancerosas o impedir su multiplicación al dañar su ADN. Los dos tipos principales de radioterapia son la radioterapia externa y la radioterapia interna (braquiterapia).

Ambos tipos de radioterapia se usan para tratar el cáncer de cuello uterino. En ocasiones, se usan como terapia paliativa para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida en personas con cáncer de cuello uterino avanzado.

Radioterapia externa

En este tipo de radioterapia, se usa una máquina que envía la radiación desde el exterior del cuerpo hacia el área en la que se encuentra el cáncer. También se llama radioterapia de haz externo. La radioterapia de intensidad modulada (RTIM) es una manera de administrar radioterapia externa que ayuda a evitar que la radiación dañe el tejido sano que rodea el tumor.

La RTIM es un tipo de radioterapia tridimensional (3-D) para la que se usa una computadora a fin de crear imágenes del tamaño y la forma de un tumor. Se dirigen rayos delgados de radiación de distinta intensidad (fuerza) hacia el tumor desde muchos ángulos. El uso de la RTIM está en estudio como una forma de tratamiento del cáncer de cuello uterino.

Para obtener más información, consulte Radioterapia de haz externo para el cáncer.

Radioterapia interna

En este tipo de radioterapia, se usa una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, alambres o catéteres que se colocan directamente en el cáncer o cerca de este. También se llama braquiterapia.

Para obtener más información, consulte Braquiterapia para tratar el cáncer.

Quimioterapia

En la quimioterapia, se usan medicamentos para interrumpir la formación de células cancerosas, ya sea mediante su destrucción o al impedir su multiplicación. Se puede administrar sola o combinada con otros tratamientos.

Los medicamentos de quimioterapia que se usan para el cáncer de cuello uterino son los siguientes:

  • Cisplatino.
  • Carboplatino.
  • Gemcitabina.
  • Ifosfamida.
  • Irinotecán.
  • Paclitaxel.
  • Topotecán.
  • Vinorelbina.

Es posible usar combinaciones de estos medicamentos y en ocasiones se administran medicamentos de quimioterapia diferentes a los de esta lista.

Para obtener más información sobre cómo la quimioterapia ataca el cáncer, la forma de administración, los efectos secundarios comunes y otros datos de este tratamiento, consulte Quimioterapia para tratar el cáncer.

Terapia dirigida

En la terapia dirigida, se usan medicamentos u otras sustancias que bloquean la acción de enzimas específicas, proteínas y otras moléculas que participan en la multiplicación y diseminación de células cancerosas.

Los medicamentos de terapia dirigida que se usan para el tratamiento del cáncer de cuello uterino son los siguientes:

  • Bevacizumab.
  • Tisotumab vedotina.

Para obtener más información sobre cómo la terapia dirigida ataca el cáncer, la forma de administración, los posibles efectos secundarios y otros datos de este tratamiento, consulte Terapia dirigida para tratar el cáncer.

Inmunoterapia

La inmunoterapia ayuda al sistema inmunitario a combatir el cáncer. Es posible usar pruebas de biomarcadores para saber cómo el cuerpo reaccionará a determinados medicamentos de inmunoterapia. Para obtener más información, consulte Pruebas de biomarcadores para el tratamiento de cáncer.

Pembrolizumab. Este medicamento se usa para la inmunoterapia de ciertos pacientes cuyo cáncer de cuello uterino tiene el biomarcador PD-L1.

Para obtener más información sobre cómo la inmunoterapia ataca el cáncer, la forma de administración, los posibles efectos secundarios y otros datos de este tratamiento, consulte Inmunoterapia para tratar el cáncer.

Ensayos clínicos

Un ensayo clínico de tratamiento es un estudio de investigación. Estos se hacen con el fin de mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre tratamientos nuevos para los pacientes de cáncer. Para algunos pacientes una opción de tratamiento es participar en un ensayo clínico.

Use el buscador de ensayos clínicos en inglés para encontrar los ensayos clínicos que el NCI patrocina y que aceptan pacientes en este momento. Puede buscar ensayos según el tipo de cáncer, la edad de los participantes y el lugar donde se realizan los ensayos. La información en inglés sobre ensayos clínicos patrocinados por otras organizaciones, se encuentra en el portal de Internet ClinicalTrials.gov.

Para obtener más información sobre ensayos clínicos, consulte Información sobre estudios clínicos para pacientes y cuidadores. Para que le ayuden a encontrar un ensayo clínico, también puede comunicarse en inglés y español por teléfono, chat en vivo o correo electrónico con el Servicio de Información de Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer.

Pruebas de seguimiento durante el tratamiento y después de este

Para saber si el tratamiento está funcionando, es posible que se repitan algunas de las pruebas que se usaron para diagnosticar el cáncer de cuello uterino o para determinar el estadio. Los resultados de estas pruebas sirven para tomar decisiones sobre el tratamiento, si hay que continuarlo, interrumpirlo o cambiarlo.

Algunas de las pruebas se siguen haciendo de vez en cuando después de finalizar el tratamiento. Los resultados de estas pruebas muestran si su estado de salud ha cambiado o si el cáncer recidivó (volvió). Estas pruebas en ocasiones se llaman exámenes de seguimiento, revisión o control.

Comuníquese con el equipo médico si presenta cualquiera de los siguientes signos o síntomas, que pueden indicar que el cáncer volvió:

  • Sangrado o flujo vaginal.
  • Dolor en el abdomen, la espalda o las piernas.
  • Hinchazón de las piernas.
  • Dificultad para orinar.
  • Cambios en las evacuaciones intestinales.
  • Tos.
  • Cansancio.

Las personas que tienen cáncer de cuello uterino por lo general necesitan hacerse pruebas de seguimiento cada 3 o 4 meses durante los primeros 2 años y luego asisten a controles médicos cada 6 meses. Estos controles incluyen una revisión del estado de salud actual, un examen físico, la evaluación de signos y síntomas de cáncer de cuello uterino recidivante y la verificación de la presencia de efectos tardíos del tratamiento. Durante la consulta médica a veces se hace una prueba de Pap, pero no siempre es necesaria.

Para obtener más información sobre qué sucede después del tratamiento, consulte Supervivencia.

Tratamiento del cáncer de cuello uterino según el estadio

El estadio o etapa del cáncer (extensión del cáncer en el cuerpo) es un factor importante para decidir el mejor tratamiento del cáncer de cuello uterino. Otros factores, como sus preferencias personales y su estado general de salud, también son importantes.

Además, hay pacientes que desean conservar la fertilidad. Si en el futuro a usted le gustaría poder quedar en embarazo, pregunte al equipo de atención médica sobre las opciones que no afectan la fertilidad (tratamientos para el cáncer de cuello uterino que conservan el útero y los ovarios). Dichos tratamientos quizás sean una opción cuando el cáncer es pequeño y se encuentra solo en el cuello uterino. Si el cáncer está más avanzado o es muy probable que vuelva después del tratamiento, entonces suelen usarse opciones que impiden que usted quede en embarazo. Una consulta con un especialista en endocrinología reproductiva le ayudará a comprender las alternativas que hay para tener hijos en el futuro, por ejemplo, congelamiento de óvulos. Para obtener más información sobre las alternativas para conservar la fertilidad y las maneras para obtener apoyo, consulte Cuestiones de fecundidad en las mujeres con cáncer: niñas y adultas.

Tratamiento del cáncer de cuello uterino en estadio IA

El estadio IA se divide en los estadios IA1 y IA2.

El tratamiento del cáncer de cuello uterino en estadio IA1 incluye las siguientes opciones:

  • Conización quirúrgica. Permite conservar la fertilidad en algunos cánceres pequeños.
  • Histerectomía total con salpingooforectomía bilateral o sin esta. Se hace en pacientes cuyo cáncer tiene un riesgo alto de volver.

El tratamiento del cáncer de cuello uterino en estadio IA2 incluye las siguientes opciones:

  • Histerectomía radical modificada y extirpación de ganglios linfáticos.
  • Cervicectomía uterina radical. Permite conservar la fertilidad y se extirpan los ganglios linfáticos.
  • Radioterapia interna. Se hace en pacientes que no pueden someterse a cirugía.

Para obtener información sobre estos tratamientos, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino.

Tratamiento del cáncer de cuello uterino en estadios IB y IIA

El tratamiento del cáncer de cuello uterino en estadios IB y IIA incluye las siguientes opciones:

  • Radioterapia administrada al mismo tiempo que la quimioterapia.
  • Histerectomía radical y extirpación de ganglios linfáticos pélvicos con quimioterapia, además de radioterapia dirigida a la pelvis o sin esta.
  • Cervicectomía uterina radical. Permite conservar la fertilidad.
  • Radioterapia sola.

La radioterapia suele administrarse como radioterapia externa sola, o como una combinación de radioterapia externa e interna. A veces, se administran medicamentos de quimioterapia como el cisplatino o el carboplatino al mismo tiempo que la radioterapia. La combinación de quimioterapia y radioterapia hace que el efecto de la radioterapia sea más fuerte.

Para obtener información sobre estos tratamientos, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino.

Tratamiento del cáncer de cuello uterino en estadios IIB, III y lVA

El tratamiento del cáncer de cuello uterino en estadios IIB, III y IVA incluye las siguientes opciones:

  • Radioterapia administrada al mismo tiempo que la quimioterapia.
  • Cirugía para extirpar los ganglios linfáticos pélvicos seguida de radioterapia con quimioterapia o sin esta.

La mayoría de las personas con cáncer de cuello uterino en estadio IIB, III o IVA recibirán una combinación de radioterapia interna y externa. A veces, se administran medicamentos de quimioterapia como el cisplatino o el carboplatino al mismo tiempo que la radioterapia. La combinación de quimioterapia y radioterapia hace que el efecto de la radioterapia sea más fuerte.

Para obtener información sobre estos tratamientos, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino.

Tratamiento del cáncer de cuello uterino en estadio IVB

El tratamiento del cáncer de cuello uterino en estadio IVB incluye las siguientes opciones:

  • Radioterapia como terapia paliativa para detener el sangrado que causa el cáncer.
  • Quimioterapia con el medicamento de terapia dirigida bevacizumab, que se administra como terapia paliativa. Hay muchos medicamentos de quimioterapia que se usan como terapia paliativa para el cáncer de cuello uterino en estadio IVB, como el cisplatino, el carboplatino, la ifosfamida, el irinotecán, la gemcitabina, el paclitaxel y el topotecán. Estos medicamentos se administran solos o en combinación.

    La terapia paliativa es un tipo de tratamiento que sirve para mejorar la calidad de vida de pacientes con enfermedades graves o mortales, como el cáncer. Muchos de los mismos tratamientos del cáncer, como la administración de medicamentos y radioterapia, también se usan como terapia paliativa para ayudar a que el paciente se sienta mejor. Para obtener más información, consulte Cuidados paliativos durante el cáncer.

Para algunos pacientes una opción de tratamiento es participar en un ensayo clínico. Es posible que estén en curso ensayos clínicos de medicamentos nuevos contra el cáncer o de combinaciones de medicamentos. Para obtener más información sobre ensayos clínicos, la manera de encontrarlos y cómo participar en estos estudios, consulte Información sobre estudios clínicos para pacientes y cuidadores.

Para obtener información sobre estos tratamientos, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino.

Tratamiento del cáncer de cuello uterino recidivante

El tratamiento del cáncer de cuello uterino que recidivó (volvió) incluye las siguientes opciones:

  • El medicamento de inmunoterapia pembrolizumab.
  • Radioterapia y quimioterapia que se administran al mismo tiempo cuando el cáncer vuelve en la pelvis. La radioterapia se administra como radioterapia externa sola o como una combinación de radioterapia externa e interna. Se usan muchos medicamentos de quimioterapia diferentes para tratar el cáncer de cuello uterino recidivante, como el cisplatino, el carboplatino, la ifosfamida, el irinotecán, la gemcitabina, el paclitaxel, el topotecán y la vinorelbina. Estos medicamentos se administran solos o en combinación. La combinación de quimioterapia y radioterapia hace que el efecto de la radioterapia sea más fuerte.
  • Quimioterapia con el medicamento de terapia dirigida bevacizumab, que se administra como terapia paliativa. Para la terapia paliativa de un cáncer de cuello uterino recidivante, se usan muchos medicamentos de quimioterapia diferentes como el cisplatino, el carboplatino, la ifosfamida, el irinotecán, la gemcitabina, el paclitaxel, el topotecán y la vinorelbina. Estos medicamentos se administran solos o en combinación.

    La terapia paliativa es un tipo de tratamiento que sirve para mejorar la calidad de vida de pacientes con enfermedades graves o mortales, como el cáncer. Muchos de los mismos tratamientos del cáncer, como la administración de medicamentos y radioterapia, también se usan como terapia paliativa para ayudar a que el paciente se sienta mejor. Para obtener más información, consulte Cuidados paliativos durante el cáncer.

  • Exenteración pélvica. Se hace en algunos pacientes que no pueden recibir radioterapia. El objetivo de la exenteración pélvica es curar el cáncer al extirparlo de todos los órganos afectados por la enfermedad.

Para algunos pacientes una opción de tratamiento es participar en un ensayo clínico. Es posible que estén en curso ensayos clínicos de medicamentos nuevos contra el cáncer o de combinaciones de medicamentos. Para obtener más información sobre ensayos clínicos, la manera de encontrarlos y cómo participar en estos estudios, consulte Información sobre estudios clínicos para pacientes y cuidadores.

Para obtener información sobre estos tratamientos, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino.

Tratamiento del cáncer de cuello uterino durante el embarazo

El cáncer de cuello uterino durante el embarazo es poco frecuente. Cuando se presenta, por lo general se encuentra temprano y solo está en el cuello uterino, además es posible que no necesite tratamiento inmediato. Pero algunas veces, el cáncer es de crecimiento rápido o está en un estadio más avanzado y necesita tratamiento inmediato. Antes de que comience el tratamiento, es importante evaluar los riesgos y beneficios de cada una de las opciones, incluso el efecto que pueden tener sobre su salud, embarazo y fertilidad futura. El equipo de atención del cáncer tendrá en cuenta sus deseos a la hora de ayudarle a determinar el mejor tratamiento.

Por lo general, el tratamiento depende del trimestre de embarazo en que se encuentre.

Tratamiento del cáncer de cuello uterino de crecimiento lento en estadio I durante el primer trimestre

Si usted tiene un tipo de cáncer de cuello uterino de crecimiento lento que se diagnostica en estadio I, lleva menos de 3 meses de embarazo y quiere continuar con su embarazo, quizás el equipo de atención del cáncer le aconseje dejar el tratamiento para más adelante en el embarazo o para después del parto.

A veces también se recomienda adelantar el parto (alrededor de la semana 37) mediante una cesárea. Además, es posible que durante la cesárea se haga una histerectomía (cirugía para extirpar el útero, el cuello del útero, y en algunos casos las estructuras que lo rodean).

Para obtener más información sobre la histerectomía, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino.

Tratamiento del cáncer de cuello uterino de crecimiento rápido o en estadio avanzado durante el primer trimestre

Se harán pruebas durante todo el embarazo para saber si el cáncer aumentó mucho de tamaño o se diseminó fuera del cuello uterino. El cáncer de cuello uterino que crece rápido, o que se disemina fuera del cuello del útero a otros tejidos y órganos, quizás necesite tratamiento inmediato. En ocasiones esto incluye lo siguiente:

  • Histerectomía. Cirugía para extirpar el útero (matriz), el cuello del útero, y en algunos casos las estructuras que lo rodean.
  • Quimioterapia.
  • Radioterapia.

Con ninguno de estos tratamientos es posible continuar el embarazo. La quimioterapia es peligrosa para el feto durante el primer trimestre y la radioterapia es dañina durante todo el desarrollo fetal.

Para obtener más información sobre estos tratamientos, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino.

Tratamiento del cáncer de cuello uterino en estadio I durante el segundo o tercer trimestre

Si le diagnosticaron cáncer de cuello uterino en estadio I durante el segundo o tercer trimestre de embarazo, el equipo de atención del cáncer quizás le recomiende una cirugía de conización quirúrgica o cervicectomía uterina radical.

Durante la conización quirúrgica se usa un bisturí para extraer una porción de tejido en forma de cono del cuello y el canal uterinos. Este procedimiento se hace en el hospital bajo anestesia general. También se llama biopsia de cono con bisturí, conización con bisturí o conización con bisturí frío.

Durante una cervicectomía uterina radical, que también se llama traquelectomía o cervicectomía radical, se extirpa el cuello uterino, el tejido cercano y la parte superior de la vagina. A veces también se extirpan los ganglios linfáticos. Después de que se extirpa el cuello uterino, se une el útero con la parte que queda de la vagina. Se colocan puntos de sutura o una banda especial (procedimiento llamado cerclaje) para ayudar a que se mantenga cerrado el útero durante el embarazo.

El equipo de atención del cáncer quizás le aconseje adelantar el parto mediante una cesárea. Si no se pudo extirpar todo el cáncer con la conización quirúrgica o la cervicectomía uterina radical, es posible que reciba otros tratamientos después del parto, como histerectomía y radioterapia.

Para obtener más información sobre la histerectomía, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino.

Tratamiento del cáncer de cuello uterino en estadio II, III o IV durante el segundo o tercer trimestre

Si le diagnosticaron cáncer de cuello uterino en estadio II, III o IV durante el segundo o tercer trimestre, el equipo de atención del cáncer quizás le recomiende continuar con el embarazo y recibir quimioterapia.

La quimioterapia con cisplatino o carboplatino y paclitaxel, que se administra en el segundo o tercer trimestre, no suele dañar al bebé, pero en ocasiones causa parto prematuro y bajo peso al nacer.

Quizás se le aconseje adelantar el parto mediante una cesárea, para que pueda recibir otros tratamientos, como histerectomía y radioterapia.

Cómo hacer frente al cáncer de cuello uterino

Es normal sentir una mezcla de emociones cuando se entera de que tiene cáncer de cuello uterino. Quizás se pregunte cómo hará frente o afrontará los cambios que ocurrirán en su vida. Una manera de hacerlo es al obtener información sobre estos cambios y los recursos disponibles que le ayudarán durante el proceso. Además esto le ayudará a tener un mayor control.

Para obtener información sobre los recursos relacionados con los efectos secundarios físicos comunes en el tratamiento del cáncer de cuello uterino, consulte Tratamiento del cáncer de cuello uterino. Para obtener más información sobre efectos secundarios del tratamiento y cómo controlarlos, consulte Efectos secundarios del tratamiento del cáncer.

Dado que el cáncer de cuello uterino tiende a presentarse en una edad reproductiva y debido al sitio en el cuerpo donde se forma, los siguientes aspectos de su diagnóstico y tratamiento merecen especial atención:

Problemas de esterilidad

Para algunas personas, la esterilidad es uno de los efectos a largo plazo más importantes y que más preocupan del tratamiento del cáncer de cuello uterino. Aunque pensar en esto puede ser abrumador, quizás le beneficie hablar con el equipo médico sobre los posibles efectos del tratamiento y las opciones para conservar la fertilidad. Si usted decide tomar medidas para conservar la fertilidad, el equipo médico trabajará con el equipo de especialistas en fertilidad para crear un plan de tratamiento que incluya este aspecto, siempre que sea posible.

Para obtener más información sobre los tipos de tratamientos contra el cáncer que tal vez afecten la fertilidad y los tratamientos donde se conserva la fertilidad, consulte Cuestiones de fecundidad en las mujeres con cáncer: niñas y adultas.

Problemas sexuales

Algunos tratamientos para el cáncer de cuello uterino a veces ocasionan problemas sexuales a corto o largo plazo después del tratamiento. Los problemas sexuales por lo general se deben a cambios en el cuerpo. La quimioterapia, la radioterapia, la cirugía y ciertos medicamentos producen estos cambios.

Para obtener más información sobre los problemas sexuales que causan algunos tratamientos contra el cáncer, y cómo hacer frente a sus preocupaciones y comunicarlas al equipo de atención de la salud, consulte Problemas de salud sexual en mujeres con cáncer.

Cambios en el cuerpo

El cáncer de cuello uterino y el tratamiento suelen cambiar su apariencia física y en ocasiones afectan su autoestima. Sepa que usted no es la única persona que se siente así. Hacer frente a estos cambios a veces es difícil. Pero con el tiempo, la mayoría de las personas aprenden a adaptarse a ellos y a seguir adelante.

Para obtener más información sobre cómo los cambios en el cuerpo producidos por el tratamiento en ocasiones afectan la imagen personal (imagen propia, autoimagen) y la vida sexual, además de información sobre cómo hacer frente a sus sentimientos y expresarlos, consulte Su imagen propia y su sexualidad.

Estigma y culpa

Dado que el cáncer de cuello uterino se origina a partir de una infección de transmisión sexual por los virus del papiloma humano (VPH), quizás le preocupe que algunas personas piensen que el cáncer se debe a su comportamiento. Es posible que se culpe por las elecciones de estilo de vida que cree que causaron la aparición del cáncer. Pero es importante recordar que casi todas las personas tendrán una infección por los VPH en algún momento de la vida y que la mayoría de estas infecciones en el cuello del útero no producen cáncer. Tener cáncer de cuello uterino no es su culpa. Compartir sus sentimientos con alguien algunas veces ayuda. Si usted desea recibir consejería de salud mental o participar en un grupo de apoyo, notifique al equipo médico.

Para obtener más información sobre las emociones que muchas personas con cáncer sienten y cómo hacer frente a esos sentimientos, consulte Los sentimientos y el cáncer y Grupos de apoyo para el cáncer.

Toxicidad financiera

El cáncer es una de las enfermedades más costosas de tratar en los Estados Unidos. Con frecuencia se presentan obstáculos financieros considerables, y tal vez necesite ayuda para cubrir los costos del tratamiento del cáncer de cuello uterino aunque tenga seguro médico. La toxicidad financiera se refiere a los problemas relacionados con el costo del tratamiento de una persona. Para obtener información sobre los riesgos de toxicidad financiera y cómo hacerles frente, consulte Toxicidad financiera del tratamiento del cáncer y Manejo de costos y de información médica.

Última revisión: 2022-10-17


Si usted quiere saber más sobre el cáncer y cómo se trata, o si desea saber sobre ensayos clínicos para su tipo de cáncer, puede llamar al Servicio de Información del Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) al 1-800-422-6237, llamada gratuita. Un especialista en información capacitado puede hablar con usted y responder a sus preguntas.