Using Your Own Insulin Pump in the Hospital-DUHS

Cómo utilizar su propia bomba de insulina en el hospital

¿Qué puedo esperar que suceda con mi bomba en el hospital?

Si utiliza una bomba de insulina para controlar su diabetes, es posible que tenga preguntas sobre lo que ocurrirá cuando se encuentre en el hospital.

Cuando llegue al hospital, su control de azúcar en la sangre y sus necesidades de insulina pueden cambiar:

  • Una enfermedad, una cirugía o una infección pueden hacer que necesite más o menos insulina de lo habitual.
  • Los horarios de las comidas y la elección de los alimentos pueden ser diferentes a los que está acostumbrado en su hogar.
  • Su nivel de actividad puede ser diferente.

Su equipo de atención médica trabajará con usted para decidir si el uso de la bomba de insulina mientras se encuentra en el hospital es la mejor opción para usted.

¿Cuáles son mis responsabilidades?

Si es menor de 18 años, su padre, madre o tutor legal debe permanecer con usted mientras se encuentre en el hospital para que pueda utilizar la bomba.

Si usted y su equipo de atención médica deciden que es seguro que usted utilice su bomba de insulina mientras se encuentra en el hospital, se seguirán las siguientes pautas:

  • Le pediremos que lea y firme un formulario para el paciente en el que se indican sus responsabilidades y se describe lo que puede esperar del equipo de atención médica.
  • Tendrá que traer todos los suministros para su bomba de insulina que vaya a utilizar mientras se encuentre en el hospital. Si no lo hace, alguien deberá traerle más suministros para que pueda seguir utilizando su bomba.
    • Los suministros incluyen lo siguiente: Depósitos, equipos de infusión, dispositivo de inserción, suministros de preparación para la piel, pilas y cualquier otro artículo necesario para su bomba.
    • Excepción: Una vez que haya agotado el resto de la insulina de su depósito, el hospital le suministrará la insulina para todos las recargas, si es que utiliza la insulina que tiene el hospital.
  • Debe estar alerta y ser capaz de utilizar su bomba de forma independiente. Esto incluye:
    • Cambiar la programación cuando su médico o proveedor se lo pida.
    • Administrar las dosis de bolo a las horas programadas y notificar a su enfermero cada vez que se administre un bolo.
    • Cambiar el lugar de infusión cada 2 o 3 días.
    • Resolver los problemas.
  • Si su capacidad para manejar la bomba se encuentra afectada, cambiaremos a otro plan de insulina.

¿Qué sucede con las pruebas de azúcar en la sangre?

Su enfermero revisará su nivel de azúcar en la sangre con el medidor del hospital y le comunicará los resultados. Puede programar estos resultados en su bomba para calcular las dosis de bolo necesarias. La política del hospital es utilizar el medidor del hospital para comprobar el nivel de azúcar en la sangre. Puede utilizar su propio medidor o su monitor o sensor continuo de glucosa o solo por fines informativos. Tenga en cuenta que los resultados pueden variar ligeramente entre diferentes medidores.

¿Qué pasa con las dosis de bolo?

Cuando se administra un bolo para una comida, un refrigerio o una corrección, debe notificar a su enfermero el número de unidades administradas. Su enfermero registra la dosis de insulina en su historial médico. En el hospital, es habitual administrarse dosis de bolo de insulina con cada comida y refrigerio. El programa y el horario pueden ser diferentes a los de su hogar.

La mayoría de los menús del hospital incluyen el número de gramos de carbohidratos en los alimentos. Si tiene problemas para encontrar la información, avise a su enfermero para que se ponga en contacto con un dietista o educador sobre diabetes.

¿Cómo puedo saber si tengo algún problema?

Los efectos secundarios más comunes de la insulina y del uso de una bomba de insulina son las bajadas o subidas de azúcar en la sangre. Informe a su enfermero de inmediato si siente síntomas de bajada o subida de azúcar en la sangre. Un nivel bajo de azúcar en la sangre puede hacer que se sienta tembloroso, nervioso, mareado o sudoroso. Un nivel alto de azúcar en la sangre puede hacer que tenga más sed o que tenga que orinar más a menudo de lo habitual. Un nivel alto de azúcar en la sangre también puede provocar dolor abdominal, náuseas o vómitos.

¿Tengo que quitarme la bomba?

Puede haber momentos en los que no pueda llevar la bomba de insulina. No puede llevar la bomba de insulina durante una radiografía, una tomografía computarizada (TC) o una imagen por resonancia magnética (IRM), ya que la exposición a la radiación o a los imanes podría dañar la bomba. Esto suele implicar quitarse la bomba durante un breve periodo de tiempo, pero manteniendo el equipo de infusión en su sitio. Si lleva un conjunto de agujas metálicas o un Omnipod, debe quitárselo antes de someterse a una imagen por resonancia magnética (IRM) o un escáner.

Normalmente debe quitarse la bomba si se somete a un procedimiento o cirugía. Si su bomba necesita estar apagada durante más de una hora, es posible que necesite otro plan de insulina hasta que termine el procedimiento. Su plan puede incluir el uso de insulina inyectada o vía intravenosa (I.V.), que será indicado por su médico o proveedor.

Para su seguridad, si no puede manejar su bomba de insulina mientras se encuentra en el hospital, su proveedor ordenará otra terapia de insulina. Si se quita la bomba, es mejor que la envíe a su hogar con su familia. Si no es posible, su enfermero lo ayudará a guardar la bomba en una ubicación segura.

¿A quién debo llamar si tengo preguntas?

  • Si tiene alguna pregunta o duda sobre el uso de la bomba, pregunte a un miembro de su equipo de atención médica.
  • Diga a su equipo de atención médica si quiere hablar con un dietista o educador sobre diabetes sobre su diabetes.
  • ____________________________________________________________________________________________

 

Consejo de Administración de la Educación del Paciente del DUHS aprobado 03/2016 (renovado 07/2021)Flesch-Kincaid: 7.4
Uso de su propia bomba de insulina en el hospitalDiabetes
Desarrollado y aprobado específicamente para los pacientes del DUHS y sus seres queridos 
Prohibida su distribución o uso por parte de personas ajenas a Duke Health